Lujo mexicano, seductora instagrameabilidad

By Antonio Estrada

Lujo mexicano, seductora instagrameabilidad

Fotografía: El Universal

 

Escribo esta carta editorial en el comienzo de una nueva década, momento en el que industrias a nivel global pasan por un cambio de paradigma económico, político y tecnológico.

Días previos, caminando por las calles de Bogotá, un pensamiento envolvente me hizo analizar los que retos que están poniendo a prueba hasta al más experimentado empresario, incluyendo a los del sector de lujo, a la cual dedicamos nuestra primera edición del año.

Me preguntaba ¿Qué pasará en la industria del lujo en medio de tantos cambios? Además de una reinversión, deberán encontrar la forma de monetizar el factor que los hace únicos, deseables y bajo la mirada de ser instagreamables, ya que la idea de lujo como símbolo de estatus comienza a ser reemplazada por experiencias que van más allá de lo que el dinero puede comprar, según Fflur Roberts, Global Head of Luxury Goods Research de Euromonitor Internacional.

Actualmente en México, dicha industria ronda los 7 mil millones de dólares; no obstante, el Socio de Estrategia y Operaciones en Consultorías de Deloitte Mx, Carlos García César, asegura que la cifra aumentará 28% hasta alcanzar los 9 mil millones de dólares en 2022.

Según un estudio realizado por Boston Consulting Group, entre las categorías que más crecerán los próximos 5 años serán: zapatos, fragancias, cosméticos, relojes, joyería, bolsos y ropa. La arquitectura, por su parte, enfocará esfuerzos en experiencias íntimas entre el consumidor, los espacios y el estilo de vida. Mientras que los destinos turísticos tomarán fuerza en fomentar experiencias únicas.

Por otro lado, según Fortune, el objetivo del lujo a corto plazo en México es sumar a 10 millones de jóvenes a sus 20 millones de compradores, lo que permitirá consolidar al país como uno de los mercados más prometedores de Latinoamérica.

Dicho esto, se ha identificado que las nuevas generaciones buscan, además de los clásicos atributos, que los productos sean de adquisición inmediata, divertidos, personalizados y sexys. Una tendencia de consumo que ha forzado a la moda hacia el mundo virtual.

Sumando a estos cambios, veo la oportunidad de replantear un nuevo entorno, un futuro inmediato respaldado por un equipo que ha navegando conmigo a lo largo de los pasados diez años.

Bienvenidos a nuestra nueva edición trimestral de Fashion Business Review, iniciemos juntos un nuevo año, un nuevo reto y un nuevo camino.

Descárgala aquí.

--

Antonio E.
CEO Grupo Boosterwise &
Fashion Business Review